Skip links

Crea una zona outdoor en tu gimnasio en 5 pasos

tips outdoor training

Si tienes espacio exterior en tus instalaciones y no lo estás aprovechando, estás perdiendo dinero. Utilizar los espacios exteriores en un gimnasio no solo puede aumentar tu rentabilidad, mediante la captación de clientes y el aumento del uso del centro, sino que además te hará diferenciarte de la competencia.

En estos momentos tus clientes quieren huir de la masificación y de los espacios cerrados para sentirse seguros. Ofréceles una zona exterior cuidada y bien preparada para que puedan entrenar al aire libre con un gran valor añadido.

Te explicamos los pasos para crear una zona de entrenamiento outdoor.


5 pasos para crear tu zona outdoor

1. ¿A qué vas a destinar ese espacio?

En primer lugar, debes plantearte qué actividades van a poder realizar tus clientes en ese espacio. Dependiendo del tamaño y la ubicación del mismo, tienes varias alternativas:

  • Crear una zona diáfana donde tus clientes puedan entrenar por libre o hacer clases colectivas como yoga, pilates o stretching. Esta es la opción más sencilla y económica, puesto que apenas necesitarás material extra y la zona será completamente versátil.
  • Añadir una jaula o un rack de TRX® para poder aligerar tu sala de musculación y conseguir que no se aglutine el grueso de tus socios allí. También puedes crear clases utilizando este material como cross-training, HIIT, calistenia o entrenamiento funcional en suspensión.
  • Poner unos buenos altavoces y realizar clases de baile, actividades coreográficas o HIIT. Ten en cuenta que dependiendo de dónde se ubique tu zona outdoor, quizás no puedas darle mucho volumen a la música. Si ese es tu caso, quizá esta no sea la mejor opción.

Evalúa qué es lo que más demandan tus socios y también el resto de espacios que ofreces en tus instalaciones antes de decidirte por una u otra opción.

.

tips outdoor training

2. ¿Qué material necesitas?

Una vez que hayas decidido para qué vas a emplear tu zona outdoor, deberás plantearte qué material necesitas. Ten en cuenta que no siempre vas a tener que comprarlo, puesto que puedes utilizar materiales que tienes en otras zonas del gimnasio y moverlos a este espacio.

Ten en cuenta que todos los materiales no son aptos para tener en exteriores, así que te recomendamos que todo aquel material que sea fácilmente transportable (mancuernas, kettlebells, colchonetas, balones, etc) lo guardes en una zona cubierta mientras el centro permanezca cerrado.

Por otro lado, si añades estructuras en esta zona asegúrate de que aguantan bien las condiciones climáticas en las que te encuentras.

3. ¿Qué suelo vas a poner?

Si el material al exterior se estropea, el suelo lo hace mucho más porque no puedes guardarlo al acabar el día. Asegúrate de que cuentas con un suelo que no se decolore con el sol ni vaya perdiendo sus propiedades con el paso del tiempo.

En Pavigym te ofrecemos varias opciones para que no solo tengas un suelo resistente y de calidad, sino también un diseño a la altura de tus expectativas:

  • PAVIGYM TURF: la mejor opción para darle un toque natural a tu zona exterior y convertirla en un espacio versátil y agradable donde entrenar. Apto para sol y sombra, lluvia y frío, nuestro turf es perfecto para correr, saltar, arrastrar trineos o acostarse para estirar después de una dura sesión de entrenamiento. Con multitud de opciones de marcas, podrás crear un espacio a tu medida que se adapte a las necesidades de tus clientes.
  • PAVIBASIC CT: con una gran resistencia a golpes, esta superficie es antideslizante incluso si llueve. Si has optado por ofrecer cross-training en tu zona exterior, este suelo cubre todas las necesidades de la disciplina más de moda. Consulta nuestros diseños para darle un nuevo estilo a tus instalaciones.

4. Dale sentido al horario

Cuando tenemos una zona outdoor, hay que aprovechar las horas buenas. Dependiendo de la orientación, el clima de tu ciudad y la época del año, esta zona será más o menos utilizable. Ten en cuenta que si son pocas horas en las que se está bien, quizás te interese poner una carpa o cubrirla con algún tipo de techado para protegerla del sol o la lluvia.

En cualquier caso, si vas a organizar actividades colectivas, emplea bien las horas en las que se esté cómodo en tu zona exterior.

Por otro lado, es importante que no canibalices tu propia oferta de actividades con la nueva zona. Si tienes actividades que encajen en esa área, muévelas, pero no añadas duplicidades a tu horario o solamente conseguirás que la gente se reparta. Eso sí, si no te cabe más gente en tus clases… ¡tienes la solución perfecta!!

5. Promociona tu zona exterior

Este es el último paso, pero no el menos importante. Para que esta zona tenga éxito y tus clientes aprecien el valor añadido de un espacio outdoor para entrenar, tienes que asegurarte de que todos conocen esta zona y la usan. Dicen que el ser humano es un animal de costumbres, así que es posible que tus clientes tengan ciertos reparos a cambiar sus rutinas a un espacio nuevo.

  • Para conseguir que salgan a sacarle partido a esta nueva área te aconsejamos que:
  • Pongas clases colectivas que eran en interior en esta nueva zona. Así todos los usuarios que iban a esas clases descubrirán este nuevo espacio.
  • Incites a los entrenadores personales a que aprovechen la zona exterior con sus clientes para realizar las rutinas que se adapten a ese espacio.
  • Publiques fotos de la zona outdoor en redes sociales, en la página web y en otros medios que tus clientes consulten habitualmente.

«Sin duda la mejor inversión para este año es ofrecer espacios outdoor que sean atractivos, útiles y donde mantener la distancia social se convierta en una tarea sencilla».

Mejora tu retención, capta nuevos clientes y aprovecha cada metro cuadrado de tus instalaciones con una zona exterior diseñada por Pavigym.  

Return to top of page